Programación, Uncategorized

Financiación: Valoraciones

  • Text Hover
Alba Hervella Carballo
www.rollrolling.com
https://es.linkedin.com/in/alba-hervella/en
Alberto Corcóstegui, con su formación, ha aportado una gran información e instrucción a nivel laboral y personal. 

Hemos podido aprender de un profesional que ha estado en ambos bandos, el del emprendedor y el del inversor. Nos ha dado un punto de vista sincero de ambas partes, comprendiendo así, la dificultad emocional del emprendedor desde sus inicios. Nos ha motivado a creer que es posible ese “éxito empresarial”, hacerse viral y triunfar, pero nunca dejando de lado la realidad. El éxito es un largo camino en el que hay que ser paciente, empezando por una idea, hasta la materialización de esta.

Alberto nos hizo comprender que lo importante no es entrar en un sector disruptivo, si no ser capaz de marcar la diferencia. La importancia no la tiene tanto la idea. Puedes tener una gran ilusión, pero no ser capaz de materializarla, conseguir los medios o un gran equipo. Un inversor ha podido escuchar 5 veces la misma idea y por muy brillante que esta sea, su decisión final está en confiar e intuir que el emprendedor será capaz de llevarla a cabo, y la capacidad de trasmitirla de tal manera que puedas verlo como algo real. En definitiva, un plan de futuro. 

Sin duda hay que hacer mención especial a la importancia que le ha dado al lanzamiento de la empresa, “lo antes posible”. Lo relevante que es no olvidarse del mercado y entender que nunca sentiremos que el producto está perfecto y siempre tendrá cosas que mejorar, pero es mejor hacerlo con la ayuda del cliente y testeando el producto en el mercado. La importancia de salir con un MVP y mejorarlo con el tiempo, y el conocimiento que se adquiere con el uso del producto, ayudado por los contratiempos que puedan surgir en el día a día, nos ayudará a tener un producto adaptado a las necesidades de los clientes. 

Nunca debemos olvidarnos de la relevancia que tienen “el equipo, el mercado, el lanzamiento lo antes posible, no perder el foco y no solo centrarse en agradar al inversor”. Muchas veces nos centramos en lanzar el producto perfecto y en la búsqueda de la inversión y nos olvidamos de localizarnos en las necesidades del cliente, quien finalmente hará viable nuestro producto. El tópico “el cliente siempre tiene la razón”, cuando te lanzas a crear tu proyecto, cobra sentido. Sin satisfacer al cliente y encontrar ese público objetivo tu gran idea dejará de ser tan grande.   

Ha desgranado las posibles fuentes de financiación con las que puede contar un emprendedor dependiendo del momento en el que se encuentre la empresa y los distintos tipos de inversores a tener en cuenta. “Buscan un equipo excelente, un mercado grande, una prueba de concepto prometedora y mucha ambición”. Todo claro hasta que llegamos al momento “valoración de la startup”, comenzaron las preguntas… ¿Eres buen programador?, ¿tienes un prototipo, clientes, empleados, modelo de negocio probado, facturas, …? Ahí es cuando te das cuenta de que las metodologías clásicas no son las mismas que las actuales. 

Sin duda, una formación muy interesante e instructiva donde ha conseguido que analicemos con ojo crítico nuestras empresas y nos ha recordado el valor de no perder el foco de lo importante. Algo muy necesario en el momento en el que nos encontramos, sabiendo que el emprendimiento no es tan bonito como la sociedad se cree, pero no es tan complicado como a veces nos pensamos nosotros, un recorrido del que tenemos que disfrutar y aprender todo lo que podamos, sin centrarnos ni cegarnos solo con en el final del camino.